El problema de los inmigrantes moviliza a Europa

Tal como se ha dicho tantas veces, la ola de inmigrantes africanos y de Medio Oriente que desde hace tiempo está llegando a Europa está generando problemas de enorme importancia.

La Unión Europea está considerando un plan para intentar solventarlo que consistirá en enviar a los inmigrantes rescatados en alta mar, a lo que se ha denominado «plataformas de desembarque». Estas zonas emplazadas fuera de Europa. Una vez ubicados en dichas plataformas, se determinará cuáles migrantes necesitan protección internacional y cuáles, en cambio, migran por razones económicas.

Se está estudiando la posibilidad de establecer esas plataformas tanto en Túnez como en Albania.

La opción supondrá  que estas plataformas se llenen de personas que no están en condiciones de seguir en dirección a Europa, pero que tampoco pueden volver a la que fuera su residencia.

Entre los paises Europeos se estudia establecer un sistema de cuotas entre todos los miembros de la Unión Europea, así como definir las obligaciones de los Estados a los que los migrantes ingresan.

En la política europea destaca sobre todo  el ministro del interior italiano, Matteo Salvini, un decidido opositor a la política de puertas abiertas.

Otro país europeo, Hungría, acaba de considerar un paquete de normas en virtud de las cuales cualquier ayuda a los refugiados puede transformarse en un acto criminal, penado con prisión de hasta un año.

Ello parece claramente excesivo y, más aún, inhumano.

 

Claramente el tema de la inmigración es una de las preocupaciones centrales europeas y uno que, por sus distintos impactos, está todavía muy lejos de haber sido resuelto.