¿ Hay crisis inmobiliaria en España ?

Actualmente desde que el sistema capitalista se comenzó a aplicar,  no importa si vives en propiedad o en alquiler, el arrendamiento de “todo” está de moda. Le llaman leasing. Desde el coche, a la impresora y pasando por la casa.

El mayor banco español, el Santander, vive de alquiler en sus oficinas después de vender casi todo su patrimonio inmobiliario en el 2007. Pero nuevamente aparecerá el miedo de los propietarios que con la crisis se rifan los “buenos inquilinos”, quienes ahora  presionan a la baja para pagar menos alquiler.

Tambien uno de los principales cambios de esta sociedad actual en la que vivimos es que  puedes ir al lugar dónde más te paguen y no dejarse atar por la vivienda. Siempre buscando el mayor beneficio posible y la rentabilidad de las inversiones.

Pero esta pelea en la que se obliga a vender para obtener el beneficio siempre se verá enaltesida por el capital y por la mayoría de partidos parlamentarios. Es una lucha de clases, que les ha permitido apropiarse de grandes riquezas reduciendo salarios y privatizando los servicios públicos.

Se puede decir que la gente cobra cada vez menos en proporción, pero el crédito de los bancos se ha estado ofreciendo de forma continua, haciendo de esta sociedad algo más hipotecada dia a dia.

En el centro de ese hecho se sitúa la vivienda que se convierte en una especie de gallina de los huevos de oro, no porqué la comprara con los ahorros, sino porqué financiaba el consumo suponiendo que su casa, la acción, etc siempre aumentaría de valor. El resultado ha sido que se constituyeron el doble de hipotecas que casas nuevas construidas.

Es la vieja quimera del llamado «capitalismo popular» que se ensaya cada X años porqué la gente no recuerda lo anterior y es olvidado.

Actualmente es preciso recordar que estamos llegando al final de un ciclo histórico. Durante décadas los ciudadanos de este país han estado pagando un sobreprecio por comprar una vivienda en un mercado controlado que hace que 2 de cada 3 hogares españoles no tengan dinero ni crédito para comprar una vivienda y las casas están más baratas que nunca.

La crisis, el paro y el desplome de los salarios han hecho emerger los desahucios de viviendas habituales que muestran el lado más violento del “mercado de  de los hogares humildes».

Ante la pregunta: si tuvieras dinero, ¿vivirías de alquiler o comprarías?

la mayoría de hipotecados y desahuciados continuaran respondiendo que comprarían la casa. Así pues, el concepto de vivienda en propiedad ha sido implpantado a través de los medios de comunicación y las políticas gubernamentales.

La vivienda representa en España la principal riqueza de “la familia” para acceder al consumo, un seguro en la vejez y la herencia que convierte a los hijos en pequeños arrendadores.

Actualmente la vivienda, considerada como un derecho universal, se convierte por un lado, en una deuda hipotecaria y, por un lado, las revenden como cédulas. De este modo pueden obtener liquidez los estados y los bancos.

El 12% del parque inmobiliario español en alquiler, sufre el grueso de desalojos

Lejos de la sociedad de propietarios viven los 2,5 millones de hogares en alquiler y un millón más seguramente realquilado. La mayoría son viviendas de más de 20 años y que necesitan rehabilitación. Se concentran en las grandes ciudades y la mayoría los ocupan personas con bajo poder adquisitivo, rentas antiguas, jóvenes y la inmigración que en un 70% vive en alquiler o en habitaciones. Incluso hay muchos desalojos por impago de alquileres sociales en la poca vivienda pública que hay en las ciudades importantes.

Estos desahucios llevados a cabo por la propia Administración contra hogares en precario.
Suponen más del 2% sobre el total de hogares en alquiler en España. La mayoría son sobre vivienda habitual y una minoría sobre comercios. En ciudades como Barcelona donde el alquiler supone el 30% de las primeras residencias, los desahucios por impago de alquiler suponen el 95% según el Decanato de los Juzgados de la Ciudad Condal, datos corroborados por el propio Ayuntamiento .

El Gobierno central, los autonómicos y los Ayuntamientos se han desentendido de este problema esgrimiendo la defensa de los pequeños propietarios.  Pero en realidad la propiedad inmobiliaria en este país está ahora más concentrada que en otras épocas.

Los pisos vacíos, en venta o alquiler, son los que fijan el precio en el mercado y precisamente porqué están vacíos. Según la Junta de Andalucía, del millón de pisos vacíos de su comunidad, un 60% está en manos de personas jurídicas. La Banca española concentra más de un millón de pisos nuevos y de segunda mano. Las viviendas vacías en alquiler o venta pertenecen en un 70% a personas jurídicas, bancos, inmobiliarias y a la Iglesia católica que también participa en sociedades de gestión patrimonial como Renta Corporación.